¿Qué estáis leyendo en Semana Santa? Vacaciones literarias

Pasote lo de las vacaciones. Hemos tenido cuatro días para leer, estar en los bares, ir al monte, levantarnos de la cama con la luz del día… No hemos limpiado la casa que era otro de los objetivos, pero había que priorizar. Pasar la aspiradora está sobrevalorado. A cambio hemos podido finiquitar lecturas pendientes y empezar otras. ¿Sois del grupo de personas que leen varios libros a la vez?

El oficio de librero nos obliga a leer mucho y rápido. Estamos obligados a leer de todo para saber en qué peligrosos terrenos nos movemos. Por eso nos hemos regalado cuatro días de lecturas para nuestro propio disfrute. ¿Os mueve el morbo de saber qué libros estamos leyendo?

Creo que fue el jueves 1 de Abril. Habíamos vuelto de la playa. No hacía tiempo para tomar el sol ni dar un chapuzón, por eso no había nadie y pudimos disfrutar de un simple paseo por la orilla, mojándonos los pinreles y sintiendo la brisa en la parte del careto sin mascarilla.

Volvimos cansados a nuestro agujero de sesenta metros cuadrados repletos de libros y juguetes. Por primera vez en mucho tiempo hicimos uso y disfrute de nuestro sofá. Ciertamente no sé para qué nos lo hemos comprado porque casi nunca estamos en casa, todo el día en la librería, pero por una vez hicimos eso que llaman zapping y que los de las trincheras de los libros apenas practicamos.

Y tacatá. Aparece Kirk Douglas en pleno combate con el negro del tridente. Espartaco. Peliculón de 1960 dirigida por Stanley Kubrick. Douglas además de protagonista fue el productor e impuso como guionista a Dalton Trumbo, el de Johnny tomó su fusil. Decimos que impuso porque Trumbo era uno de los Diez de Hollywood, la lista negra de la famosa caza de brujas del Macarthismo.

Por alguna extraña razón, Espartaco es la típica película que se proyecta en nuestras televisiones por estas fechas de Semana Santa, obviando no sólo la relación supuestamente comunista de su guionista sino la total antifascista del autor de la novela, Howard Fast, en la que está basada la película (¡¡cómo, que la peli está basada en un libro!!, o sea, ¡¡qué fuerte!!).

En cualquiera de las ediciones de la novela Espartaco, Fast cuenta cómo la historia de la novela surge en la cárcel a la que había ido a parar por formar parte de una organización que recaudaba fondos para convertir un antiguo convento en Toulouse en hospital para refugiados republicanos a los que les habían dado pa’l pelo en la Guerra Civil.

La censura de Franco en su momento se quedó con el film semanasantero ocultando el pasado del autor. Por supuesto cuando Fast salió de la cárcel y fue con el primer borrador de su Espartaco, no quiso nadie publicar una historia que en el fondo no podía ocultar la denuncia fascista y el enaltecimiento de ideas de izquierdas. Al final fue tal la indignación que una cadena de librerías se comprometió a comprar una tirada de seiscientos ejemplares si el propio Fast se autoeditaba el subversivo libro.

El resultado fue un éxito de ventas que acabó en el bolsillo de Fast sin quererlo, además del interés de Kirk Douglas por producir una película que era todo un jaque a la caza de brujas de Hollywood.

Y con esta reflexión estaba uno sentado en el salón con un libro en la mano, Seis maneras de morir en Texas, un libro muyyy interesante de Marina Perezagua. Advertimos. Es un libro difícil de leer porque tiene muchas reflexiones, frases cojonudas profundas, que le obligan a uno a detenerse en su lectura. Es un libro que invita a pensar porque trata de muchos temas complicados: la pena de muerte, el tráfico de órganos, el feminismo, las condiciones de las reclusas condenadas a muerte, el propio corredor de la muerte, la vida, el desatino de la sociedad…

Nos resultó curioso la analogía carcelaria de Fast frente la historia de una niña de dieciséis años condenada a muerte. Barrotes como solución a los errores de nuestro sistema. Sólo por este libro habría merecido la pena estar cuatro días de vacaciones literarias. Vamos al 70 % de la novela.

Pero también hemos aprovechado para acabar Cosas que los nietos deberían saber de Mark Oliver Everett. En algún sitio hemos leído que fue el libro que inició el periplo de una editorial super interesante, Blackie Books. Es la autobiografía de Mr. E, líder de la banda de rock Eels. Nos quedamos con esa parte en la que dice que todos tenemos que encontrar en nuestro interior lo que nos hace únicos. En eso estamos.

Cuatro días parece que no dan para mucho, pero si exprimimos bien el tiempo pueden ser catárticos.

Contadnos Re-Readers, ¿qué libros os han hecho felices estas vacaciones?

2 respuestas a “¿Qué estáis leyendo en Semana Santa? Vacaciones literarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s