Ni te lo imaginas

Empezamos 2019 como lo hicimos 2018. Con gripes, congestiones y malestar generalizado. Los Re-Read Bilbao no somos inmortales y los virus nos han atacado como a cualquier hijo de vecino.

Son malas fechas para caer enfermos… Las vacaciones navideñas, además de para abandonar perros, son proclives a limpiar trasteros, casas y estanterías. Además de los consabidos regalos. En resumen: mucho trabajo. Así que con el equipo de Re-Read Bilbao mermado por la epidemia gripal, entra un tipo y dice aquello de te traigo unas cuantas cajas de libros. Así, en genérico, que resultaron ser 18, a las 19:30 h de la tarde de un 4 de Enero. Los super héroes de Re-Read Bilbao se vieron impotentes a examinar todas esas cajas enoooormes, que no nos daban ni los brazos, así que dijimos lo que tocaba, ¿sabes cómo funcionamos? ¿sabes que pagamos a 0,20 euracos? ¿sabes que cogemos libros editados a partir del año 90? La respuesta la esperada, sí, no te preocupes que ya he hablado con tu compañeraYo te los dejo aquí y ya me dirás.

Qué miedo nos da cuando la peña empieza así… Total, que le dejamos claro lo siguiente, lo que no cogemos, te lo tienes que llevar, ¿eso te lo ha explicado también mi compañera? Ahí es cuando el tipo duda y al librero de turno le empiezan a temblar las canillas, los testículos empiezan a subir hasta la corbatilla y un sudor helado cae haciendo eslalon por las arrugas provocadas de tantas lecturas dramáticas.

Sí, eso también me lo dijo contesta el susodicho con aplomo. Con tanto aplomo que no nos lo creemos. Vienen curvas y la negrita va a posta.

Al cerrar el garito a las 20:00 h, en punto, y al intentar ordenar las cajas para que el cliente del día siguiente no tuviese que recorrer los doscientos metros valla para acceder a la sección de narrativa, descubrimos caja tras caja que no habíamos especificado correctamente la información: cuando nos referimos al año 90, queremos decir también siglo XX. Cogemos libros a partir de 1990, no 1890, tampoco 1790, ni 1690, ni de… que entendemos, es lo que supuso el tipo dueño de los inmensos bultos que se agolpaban en la puerta, debajo de las mesas y alrededor del escaparate.

O igual sí que lo sabía y simplemente se quería deshacer de los libros en edición de bolsillo, amarillos y podridos por el tiempo, que hay que ver, que ya no se hacen libros con papel como Dios manda, con esas portadas ilustradas con el gusto dictatorial de la época y sin encolar convenientemente, que nada más agarrarlos se despedazan, que no aguantan ni ochenta añitos de nada y empiezan a llover hojas al suelo impoluto de nuestra librería, que luego habrá que barrer oooootra vez.

Cago en toooo lo que se menea, acierta a decir el librero, sabiendo que el domingo tendrá que pedir hora, sí hora, no quince minutos de nada, en el confesionario, con tiempo para purgar los malos pensamientos que se agolpan porque en ese momento estaría dispuesto a colgar del palo mayor al buen samaritano que nos había dejado el marrón.

Así que a eso de las 20:15 horas, smartphone en mano, llamamos al dueño de los Bruguera podridos, Alianzas con humedad y Australes deteriodados por la ausencia total de cuidado de los libros. 

Tras explicar de manera educada que no son libros aptos para la venta, obtenemos una respuesta ya clásica, no te preocupes, quédatelos y no me des nada. No quiero dinero, lo que pasa es que me da pena tirarlos.

Ja, ja, ja. Venga ya. Mucha pena no te ha dado cuando los tienes en este estado, gañán (hombre fuerte y rudo según la RAE, no de modo despectivo, que damos fe por el volumen y peso de las puñeteras cajas).

El caso es que el tipo nos acaba diciendo que pasa, del verbo pasar de toda la vida, de volver a recoger SUS libros, porque siguen siendo SUS libros, que NOSOTROS no los hemos pagado, a ver si esta parte la conseguimos explicar a todo Cristo. Que no te imaginas lo que pesan, finaliza su argumentación.

¡¡Que no nos lo imaginamos!! NOSOTROS, que nos hacemos quintos sin ascensor con la minga (sí, precisamente con eso que estáis pensando) y nos vemos empantanados a las ya 20:30 horas con 18 cajas del copón que tenemos que tirar, NOSOTROS, al contenedor de papel que está al otro lado de la carretera de 3 carriles, semáforo incluido, que por cierto tarda un puñau. ¡¡Que no nos imaginamos lo que pesan!! NOSOTROS, que al final somos quienes acabamos tirando SUS libros, GRATIS. Que no nos hemos quedado con NINGUNO.

Total, que cogemos el muñeco que tenemos escondido en el mostrador y empezamos a clavarle agujas, ahí, donde más duele, que no os podéis ni imaginar cuántas agujas somos capaces de clavar. Con saña.

Así que abrimos la puerta con estoicismo, que no queda otra que hacer eso a las ya 20:45 horas si queremos abrir al día siguiente nuestra catedral de la literatura al público, que hemos tenido que avisar en casa y decir aquello de cariño, hoy tampoco me esperes para cenar, que llego tarde porque no te puedes imaginar lo que pesan las cajas llenas de libros. También con estoicismo comprobamos que no hemos estado atentos y ooootra vez el perro del vecino (que ya te hemos localizado, que ya sabemos quién eres, que nos hemos quedado con tu cara) nos ha meado el escalón de la entrada. Así que toca coger otro muñeco y volver a coger las agujas… y después la fregona y limpiarlo, porque arrastrar las cajas sobre el meado no lo acabamos de ver.

A eso de las 21:30 h llevamos una sudada de aúpa el Erandio. De la mala hostia ni comentar, de dimensiones bíblicas.

A las 21:45 h, por fin hacemos lo que teníamos que haber hecho a las 20:00 h, cerrar la librería.

Eso sí, nos vamos a casa con unos bíceps… y una minga…

A las 22:15 h nos sentamos a cenar. ¿Qué tal el día kari?

El librero reflexiona la respuesta.

Ni te lo imaginas, contesta con guasa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s