Edith Wharton y Re-Concurso de Febrero 2018

En Re-Read Bilbao nos adelantamos al día internacional de la mujer (8 de marzo) homenajeando con nuestro Re-Concurso de Febrero 2018 a una gran escritora y paladín del feminismo en su época: Edith Wharton.

Mujer también es nuestra flamente ganadora: Estíbaliz. Acertó tanto la autora como el libro: Cuentos Inquietantes.

Edith_Wharton Cuentos Inquietantes
Edith_Wharton Cuentos Inquietantes

Es cierto que en esta ocasión hemos sido un poco malos y las pistas dadas, hasta la última que era definitiva, estaban pensadas para despistar o… tal vez para visibilizar de alguna manera el ostracismo y nulo reconocimiento que ha tenido la mujer en el mundo literario.

Todavía hoy, al poner en Google (que es lo que muchos habéis hecho, pillines), “escritores nacidos en Nueva York”, pocos/as os habéis atrevido con el femenino (sí, también las féminas habéis tropezado en la misma piedra, esto sí que es igualdad) y el resultado ha sido lamentable. Se menciona en numerosos blogs, libros y artículos a Walt Whitman, Henry James, J. D. Salinger, Jonathan Lethem, Herman Melville, Washington Irving,… y dando una importancia excesiva, por lo menos si lo comparamos con nuestra Edith Wharton, a escritores que sin haber nacido en Nueva York, han escrito sobre la ciudad o vivido en ella, como por ejemplo Paul Auster, Truman Capote, Tom Wolfe, F. Scott Fitzgerald

Este aparente olvido histórico nos lo ha puesto a huevo en Re-Read Bilbao, y para ponerlo más difícil todavía, hemos jugado con la amistad y cierto paralelismo vital, incluyendo su obra, entre Henry James y Edith Wharton que a muchos os ha despistado.

Vale, aquí hemos sido un poco malotes. Sí, arderemos en el infierno, ja, ja, ja (risa tipo profesor Moriarty).

Pero a cambio muchos habéis investigado las biografías de los autores que hemos listado anteriormente.

En el siguiente link podéis ver al final un listado de escritore/as neoyorquinos. La alineación está formada prácticamente por hombres. Es lo que tienen las vergüenzas históricas.

Ahora vamos a dar unas pinceladas (pero qué cursi nos ha quedado) sobre la obra y vida de Edith Wharton, a nuestra manera, en plan Brainstorming de esos, es decir, que vamos a escribir lo que nos dé la gana sin ningún criterio ni documentación relevante, y si no estáis de acuerdo, os recomendamos su autobiografía “Una mirada atrás” de Ediciones B, que Internet está lleno de mentiras y documentos sin contrastar.

Edith Wharton fue a contracorriente de la época que le tocó vivir. Para empezar su La edad de la inocencia fue un rotundo éxito que le reportó 70.000 dollares de la época (cifras de 1922) que para una mujer y escritora se puede considerar como éxito rotundo (¡¡vayapordios!! casi un siglo después a más de una escritora ya le gustaría ganar eso también con sus libros). Fue la primera mujer en ganar un premio Pulitzer, de las primeras en comprarse un coche, en divorciarse y en hacer de reportera de guerra en sus visitas al frente durante la Primera Guerra Mundial, Honoris causa por la Universidad de Yale, le concedieron la insignia de la legión de honor por parte del gobierno francés… Una adelantada a su tiempo.

Parte de su infancia la pasó en Europa debido a los problemas económicos de sus progenitores, ricos venidos a menos, que les salía más barato vivir en Europa. Eso sí, rodeados de la élite de la sociedad, con glamour: nobles, políticos, historiadores, pintores… Esta simbiosis de vida americana y europea le permitió acceder a una educación exquisita y elitista. Además parece que tanto su padre como su madre no le dedicaban demasiado tiempo, lo que acrecentó su interés por la literatura (tened en cuenta que a finales del siglo XIX no existía el botellón, así que a la adolescente Edith Wharton le dio por leer y escribir).

En sus novelas se palpa (eso dicen los culturetas) ese sentimiento en contra de las leyes definidas y las reglas civilizadas, problemas matrimoniales, el adulterio, la pasión y el erotismo… en un contexto social difícil para una mujer, mucho más para una mujer con pretensiones literarias en esa dicotomía entre su Nueva York natal y Europa.

Por ahí se hace bastante hincapié en su condición de bisexual… bueno, es un dato más a tener en cuenta en su biografía y seguro que habrá influido a la hora de profundizar en la psicología femenina de sus personajes, punto destacado de su obra, pero no deja de ser un dato que roza lo morboso.

Dedica su libro La casa de la alegría a su Nueva York natal, siguiendo los consejos de su amigo Henry James, que podéis disfrutar en una espléndida edición de Alba editorial, libro también oculto para el todo poderoso Google cuando buscamos libros sobre Nueva York.

Su amistad con Henry James, si bien nos ha servido para despistaros en el Re-Concurso, también dicen los expertos (nosotros noooo, que esto es un copia/pega manipulador de todo lo que hemos leído por ahí) que le influyó en su obra literaria, puesto que se tomó como una relación profesor-alumna y hay un sinfín de literatura al respecto. Hay osados que aseguran que Edith Wharton influenció a Henry James y viceversa. Pocos se decantan por la influencia mutua. Tal vez ocurriese esto último porque entendían la literatura de la misma manera, porque describían a sus protagonistas femeninos desde el mismo prisma. O no. Juzgad vosotros/as mismo/as.

El caso es que a los de Re-Read Bilbao nos gusta esta autora pero nos cuesta conseguir sus libros, así que cuando compramos Cuentos Inquietantes de la editorial Impedimenta, una de vuestras editoriales preferidas (que tenéis el gusto muy refinado), decidimos retomar el Re-Concurso que teníamos olvidado desde hace unos meses. Que a todo no llegamos.

Confiamos que hayáis disfrutado con la experiencia y la investigación y sobre todo… Que estéis preparados para el siguiente Re-Concurso, cuyo libro ya ha sido seleccionado por nuestra asamblea de majaras.

Por cierto, estamos muy pero que muy satisfechos con la participación de esta edición del Re-Concurso. Veinte intrépidos investigadores literarios acertaron y otros tanto fallaron. Cachissss, otra vez será. Eso sí, todas las respuestas muy argumentadas, pero este juego son como las novelas policíacas, que el lector puede especular durante el desarrollo de la historia pero es el autor quien decide en qué momento y cómo descubrir el misterio. Ja, ja, ja, (otra vez la carcajada del profesor Moriarty).

El libro merece la pena. Como podéis ver en la imagen muy usado no parece. Sus vírgenes lomos buscan un lector/a.

Edith_Wharton Cuentos Inquietantes
Edith_Wharton Cuentos Inquietantes

¡¡Muchas gracias a todo/as!! y por supuesto… Zorionak Estíbaliz!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s